Tiempo para agradecer y ofrendar con fuerza y con el corazón. Tiempo para danzar y compartir con hermandad al son de nuestras flautas y tambores.